Organización Internacional del Trabajo

Martes, 25 de Septiembre de 2018
OIT / Sala de prensa
Consenso histórico para el trabajo decente se firma en Buenos Aires
Miércoles, 29 de Noviembre de 2006

El 16 de octubre de 2003, los presidentes de Argentina, Néstor Kirchner y de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, firmaron en la capital de Argentina un documento denominado el Consenso de Buenos Aires que sienta las bases de lo que la Cancillería argentina calificó como “la asociación estratégica entre ambos países”.

20 de noviembre 2003

Consenso histórico para el trabajo decente se firma en Buenos Aires

A través de una serie de acuerdos enumerados en 22 puntos, el Consenso de Buenos Aires, tal como lo reza su primer párrafo, representa la voluntad de ambos gobiernos de “garantizar a todos los ciudadanos el pleno goce de sus derechos y libertades fundamentales, incluido el derecho al desarrollo, en un marco de libertad y justicia social acorde con los valores, propósitos y objetivos establecidos en la Cumbre del Milenio”.

En tal sentido, el acuerdo reconoce de manera destacada la validez de la agenda de Trabajo Decente de la OIT como instrumento de concreción  de los objetivos del Consenso, al subrayar en el  punto número 13:

“Reafirmamos nuestra convicción de que el trabajo decente, tal como es concebido por la OIT, es el instrumento más efectivo de promoción de las condiciones de vida de nuestros pueblos y de su participación en los frutos del progreso material y humano. Auspiciamos la próxima Conferencia Regional de Empleo del Mercosur en marzo de 2004 y deseamos que de sus resultados surjan líneas de acción que nos permitan ir alcanzando en nuestras comunidades niveles satisfactorios de cohesión social y dignidad del trabajador y su familia.”

Asimismo, el Consenso de Buenos Aires recoge en su contenido inquietudes estrechamente vinculadas a  las preocupaciones y la agenda de la OIT en los últimos años tales como el impacto social de la globalización y la lucha contra la pobreza a través de la creación de empleo.  Así en su punto 4, el Consenso de Buenos Aires subraya: 

“Manifestamos nuestra convicción de que, en un contexto mundial signado por la aceleración de un proceso de globalización que ha ampliado el horizonte de las posibilidades humanas pero que, paralelamente, ha generado inéditas modalidades de concentración económica, nuestras naciones deben definir su futuro en el marco de una agenda que responda a las necesidades, posibilidades y desafíos que singularizan a nuestros países en el comienzo del siglo XXI”.

Mientras que en el punto 6, el instrumento firmado por los presidentes de Brasil y Argentina afirma,

”Tenemos la certeza de que el flagelo de la pobreza no se resuelve con planes asistenciales. Aún cuando éstos constituyan un paliativo obligado hasta la efectiva solución del problema, no deben tender a cristalizar una sociedad dividida entre quienes tienen trabajo y quienes son asistidos. Por ello, nos proponemos impulsar todas las acciones necesarias para disminuir las elevadas tasas de desocupación que castigan a nuestras sociedades, generando condiciones propicias para el desarrollo de los negocios y la inversión productiva”.

La OIT estará participando activamente en la realización de la próxima Conferencia Regional del Empleo del Mercosur en marzo de 2004.